Cineinfinito #94: Massimo Bacigalupo

By on

Valoración: 

Sin votos (todavía)

Massimo Bacigalupo (Rapallo, Génova, Italia, 1947). Sus primeras obras fueron producidas por el Club de cine amateur local. Durante algunos años colaboró en la organización del Festival Internacional de cine amateur de Rapallo. En 1966 su largometraje Quasi una tangente ganó el primer premio en el Festival de cine de Montecatini. Bacigalupo, que tenía entonces diecinueve años, recuerda que estaba sentado entre el público con Lillian Gish y Anita Loos, que visitaban casualmente Montecatini (Lillian era amiga de los padres de Massimo). Antes, a través de su relación personal con el poeta Ezra Pound, Bacigalupo conoció a cineastas y gente del círculo del New American Cinema, incluyendo a Guy Davenport, Stan Brakhage, Gregory Markopoulos, Jonas Mekas y Abbott Meader. En 1970 hizo una traducción italiana de Metaphors on Vision de Brakhage. En 1964 llevó a Rapallo una selección de películas americanas, incluyendo obras de Ron Rice y Maya Deren, que produjeron una impresión duradera. Entre 1966 y 1971 estudió en la universidad en Roma, donde fue miembro fundador de la Cooperativa italiana de cineastas, y se dedicó a producir y distribuir películas independientes. En 1968 rodó 60 metros para el 31 de marzo, una película-happening muda y sin montaje en 8 mm. Entre 1969 y 1970 realizó Eryngium, una serie de cuatro películas con una duración total de dos horas. El título se refiere al autorretrato de Durero, y este cuarteto de películas equivale a un autorretrato colectivo del estudiante y el mundo del arte en la Italia de esa época. La película más larga de la serie, Migración, una celebración de la Diosa Madre y sus múltiples encarnaciones, se estrenó en el Festival de Cine de Londres de 1970. Bacigalupo viajó con una selección de películas underground italianas a través de Dinamarca, Suecia y Alemania (1970), y más tarde España (1974) e Inglaterra (Tate Gallery, 1983). Hizo estudios de doctorado en la Universidad de Columbia, y en 1975 obtuvo el doctorado en literatura americana. Warming Up, una película en color rodada en Italia y Estados Unidos, se estrenó en Anthology Film Archives (Nueva York), el día en que Bacigalupo cumplía 26 años, el 20 de abril de 1973. En 1975 rodó Postcards from America, un libro de viajes soñado, y también Into the House, un homenaje a la familia americana de su madre. Desde entonces Bacigalupo ha trabajado como académico, crítico y docente. Es profesor de literatura americana en la Universidad de Génova, y ha recibido numerosos premios por su trabajo como traductor, en especial de poesía inglesa y norteamericana. Vive en Rapallo.

Programa: 

  • 60 metri per il 31 marzo (1968) 8mm, b&w, silente, 15 min.
  • Versus (1968) 16mm, b&w, silente, 14 min.
  • Migrazione (1970) 16mm, b&w, sonora, 60 min.
  • Ricercar (1973) 16mm, color, sonora, 5 min.

*La sesión contará con la presentación de Massimo Bacigalupo

Formato de proyección: HD (cortesía de CSC Archivio Nazionale Cinema y Archivio Nazionale del Film di Famiglia)

Agradecimiento especial a Massimo Bacigalupo Mirco Santi y CSC Archivio Nazionale Cinema


Los 8 mm para hablar
por Massimo Bacigalupo

1964 – Se abre la serie de Songs de Stan Brakhage. No creo que haya películas en 8 mm de años anteriores que se recuerden. A la materia visionaria, la realidad rica y extraña de todas las películas de Brakhage, Songs añade una dimensión íntima en la que ver, pensar y “cantar”. Mirémoslas otra vez: el camino de azul líquido de puntos luminosos en Song 11, perlas de luz que brotan en un lado de la pantalla hacia el final. Un retrato de una mujer, una máscara, en Song 1, dentro de una casa, mientras una puerta se abre de tanto en tanto, la imagen parpadea, ella está ahí intensamente para nosotros. Como cuando después de un paseo por las montañas que reseca la piel se vuelve a entrar en las habitaciones y se escucha música. Otras Songs presentan ideogramas. El desposorio de siluetas contra el cielo y el cambio de anillos, los sexos infantiles, un rinoceronte encerrado: ¿es la novena Song? O bien (Song 4) entre ventanas en calma que dan al jardín se animan action forms pintadas sobre la película, y bajo esta trama se entrevé una ciudad, una iglesia; y de nuevo al final la ventana, la cámara la rebasa y encuentra a unas niñas que juegan con un balón rojo. Esta lentitud (rodada a cámara lenta) que viene después de la extravagante violencia de las manchas de color produce una secuencia encantadora: son los ritmos de la naturaleza, del tiempo; Brakhage nunca ve el mundo inmóvil del miedo, sino que corre hacia las articulaciones esenciales del cuerpo, siguiendo su alta lógica formal: humanísima. ¿Pero por qué los 8 mm? Si no recuerdo mal, le robaron la cámara de 16. De ahí nace una música ad personam: compradas las Songs (algunas de ellas: Brakhage no las alquila, las vende a unos 20 dólares la pieza), las veremos en privado, entre nosotros, a menudo en familia. Las películas de familia de todos, por tanto: centradas en las cosas últimas: mujer (1), tierra (2), mar (3), niños (4), prado (5), etc. Lo suficiente para volver a empezar.

1966 – Mi Quasi una tangente es, como Capolavoro (1967) de Bargellini, una película sociológica. Pero por debajo está la vida contagiosa de las imágenes. Una narración aplicada que sostiene un ejercicio figurativo, relacionado con el 8 mm. En mi siguiente película, Ariel loquitur (1967) solo queda la figuración, y resulta pobre; la ambigüedad de la Tangente resultaba más productiva. Desde entonces he buscado una imagen que pudiese hablar por sí misma, con asociaciones libres, y es con frecuencia una imagen distante; pero siempre proclive al tumulto de las formas.

1967 – De Bernardi rueda sus primeros 8 mm: Il vaso etrusco, Il bestiario, Il vaso di Costantino. Pia Epremian rueda Proussade. Dos estilos muy diferentes. En De Bernardi una fascinación por el objeto: cuerpo, rostro, hombre-mujer mutante. Epremian presenta ejemplos de situaciones psicológicas. Los dos son unos visionarios, los descubridores italianos del 8 mm.

1968 – Mi 60 metri per il 31 marzo es un happening, verdadero 8 mm: danza, montaje en cámara, homenaje a Brakhage, Pound, Durrell, Caravaggio –pero sobre todo a una antigua Upanishad. Los entusiasmos de la primavera del 68. De ahí pasé al 16 mm rodando, en otoño, Versus, una película minimalista que (como sugiere el título) traza el retorno de los entusiasmos precedentes, y presenta “la desolación de la realidad”. Ahora las dos películas están reunidas en un díptico: un apólogo cuyas implicaciones no fueron comprendidas. De Bernardi rueda Dei, su gran película de amor (reinventemos este género). Epremian Medea, con un sufrimiento más personal que en Proussade: película delicadísima sobre mujeres: sierva, ama, libre. (Infiniti insufficienti continúa el año siguiente, oscuramente, esta temática). Bargellini Omaggio all’orecchio di Van Gogh, una caja de sorpresas. Adamo Vergine, bajo una bombilla de luz fría, Espiazione.

1969 – Yo compongo dos Lettere (Cartas) expedidas una en los primeros días del año y la otra en verano: quince metros de 8 mm, una en color sobre el mar, Sicilia, Apolo y la amistad; la otra en blanco y negro, que se desplaza lentamente desde una oscura ladera de colina hasta el blanco del cielo. Al final la pantalla se vuelve completamente blanca. The Last Summer, rodada entre verano y otoño, abre el largo viaje del Eryngium (cuatro películas, de las cuales solo la primera en 8 mm) volviendo atrás: al 8 mm, desde luego, y a los lugares de la infancia. Bargellini rueda Ottofilm, un discurso sobre eros y la adicción a las drogas. El año siguiente el doloroso Due silenzi e un’armonica. Desde la obsesión social llega a la desnudez del poeta. De Bernardi empieza después de la película del amor (y de Le cronache del sentimento e del sogno, que sigue explotando aquel filón) la película del mundo, una película enorme y única, aún hoy inconclusa, dividida en tres o cuatro grandes partes (Le opere e i giorni, La cerchia magica, Definizione di spazio, La spirale). Es una reinveción del 8 mm cuyo significado aún no se comprende. Gran parte de este material nunca se ha visto. A Patrizia, rodada en torno al año nuevo de 1970, es un breve e intenso extracto. Por tanto, esta aventura del 8 mm se desarrolla durante años. Y no sirve teorizar el 8 mm en abstracto como medio de comunicación. Todo lo que se ha hecho –y se hará– responde a que alguien se ha despertado con la intención libre de “quiero hacer una película”. Había algo que decir y ver, y ahí estaba el medio para ser usado. Pero solo el cineasta lo ha usado.

De Filmstudio70, Karma Film (edited by), Dimensione Super8, Quaderni del Filmstudio 2, Roma, 1975, pp. 61-63

Cineinfinito #94: Massimo Bacigalupo

Categoría: 

Relacionado

Fechas: 

Sábado, Junio 29, 2019 - 21:30
  • Calle Alcalá, 42
    28014   Madrid
    España
    40° 25' 6.312" N, 3° 41' 47.9004" W